Por un trato digno a las personas mayores

Abuso_y_Maltrato_Vejez_100622
14-06-2022

El abuso y maltrato en la vejez sigue siendo un tema tabú para quienes lo padecen. En el año 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba de que al menos una de cada diez personas mayores había sufrido malos tratos durante el último mes, unas cifras que lejos de ser representativas no reflejarían la dimensión que llegaría a alcanzar el problema, ya que tan solo uno de cada veinticuatro casos sería notificado. “Tenemos un problema con la prevalencia”, apuntaba Lourdes Zurbanobeaskoetxea, coordinadora para el Plan de Transición de los Cuidados de Larga Duración y coordinadora Sociosanitaria de la Diputación Foral de Vizcaya, durante su intervención en la “XLVIII Jornada sobre sensibilización, difusión y prevención de los malos tratos y abusos a personas mayores”, organizada por la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) y Nagusiak, Asociación de Jubilados y Pensionistas de Vizcaya. La disparidad entre las estadísticas y la realidad que vivirían las personas mayores se vería a su vez afectada por la falta de estudios, consecuencia del desinterés que, según Zurbanobeaskoetxea, suscitaría el colectivo entre la sociedad.

La imagen estereotipada generada en torno al proceso de hacerse mayor habría llevado a que muchas personas vean vulnerada su dignidad a través de múltiples formas de maltrato que no siempre serían consideradas como tal por la persona que las sufre, ni tampoco por quien las ejerce. Por ello, resulta imprescindible reflexionar acerca de este concepto, estableciendo un punto de partida común desde el que poder actuar en base a unos mismos parámetros. Es aquí donde aparece el derecho de la persona “a ser tratada como fin y nunca como medio”, señalaba Juan Ibarretxe, Concejal de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao, quien a su vez destacaba como a medida que una persona presenta una mayor vulnerabilidad aumentaría a su vez el riesgo de que esta vea peligrar su dignidad.  

 La OMS definiría el maltrato contra las personas mayores como toda “aquella acción única o repetida o falta de respuesta adecuada que causa daño o angustia a una persona, dentro de cualquier relación donde existe una expectativa confianza”. Tomando como referencia las palabras del organismo, más allá de las agresiones físicas o verbales, el uso indebido de los bienes económicos y materiales por parte de terceros, la infantilización de la persona o la privación de su derecho a la intimidad o a tomar libremente sus propias decisiones también serían formas en las que se mostrarían los malos tratos. Estas situaciones responderían a esa visión edadista por parte de la sociedad, por la que se tendería a discriminar a este colectivo. En esta línea, Ibarretxe llamaba a cambiar la visión negativa de la vejez, incidiendo en la idea de que “el envejecimiento no es un problema, sino un logro personal y social”.

 En el marco del Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, celebrado cada 15 de junio, desde el Consejo General de Colegios de Habilitados de Clases Pasivas nos sumamos a la defensa del trato digno de las personas mayores y su inclusión en la sociedad.