Coordinación sociosanitaria y mayor financiación frente al envejecimiento de la población

Sector_Sociosanitario_230922
23-09-2022

Mientras los expertos prevén que en 2050 las personas mayores de 65 años supondrán más del 30% de la población de nuestro país, en la actualidad dicho colectivo representaría un 20% de la ciudadanía española, lo que llevaría a que a día de hoy se pueda hablar de España como un estado envejecido. El incremento de la esperanza de vida conlleva a introducir cambios en nuestro modelo empresarial, a fin de que las personas mayores puedan ver cubiertas sus necesidades, en aras de garantizar su calidad de vida.

 

En lo que se refiere a los ámbitos de actuación sobre los que trabajar ante el envejecimiento de la población, estos habrían de centrarse fundamentalmente en tres pilares: salud, pensiones y dependencia, según apuntaba Pilar González de Frutos, presidenta de la Unión de Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), durante su participación en la cuarta sesión del V Encuentro de Economía Senior organizado por CaixaBank en la mañana del 21 de septiembre. Refiriéndose particularmente a la jubilación y, en un sentido más específico, al tránsito entre el desempeño de la actividad laboral y el fin de esta etapa, González de Frutos reflexionaba sobre la necesidad de introducir modificaciones, por ejemplo, en la esfera del derecho laboral, para proporcionar a la persona un modelo más flexible. “La realidad de hoy no se acomoda ni a lo que quieren las empresas, ni a lo que quieren muchos trabajadores que preferirían tomar una decisión más adaptada a sus necesidades”.

 

En una segunda ronda de intervenciones, el encuentro ponía el foco en el sector sociosanitario reuniendo a profesionales de diferentes entidades, quienes coincidían en cómo la pandemia habría servido para visibilizar una labor hasta entonces invisible a ojos de la sociedad, que habría llegado incluso a ser catalogada como servicio esencial durante el transcurso de la crisis epidémica. En ello incidía Josefina Fernández, presidenta de DomusVi quien, a su vez, lamentaba la escasa colaboración que actualmente persistiría entre el modelo social y sanitario. “Llevamos veinticinco años hablando de la coordinación sociosanitaria, pero realmente no la tenemos”, explicaba.

 

Aludiendo a la esencialidad que rodearía al servicio de los cuidados, los expertos reflexionaban acerca de la dignificación de los mismos. Un proceso en el que, para Juan Ignacio Vela, presidente de la Asociación Lares, la ciudadanía jugaría un papel muy importante, al considerarla el motor de cualquier cambio político. “La sociedad tiene el gran reto de tomar los cuidados como una prioridad, como el valor constructivo de la sociedad”, apuntaba. Para que este cambio se lleve a cabo de forma eficiente, dicha concienciación ha de ir a su vez acompañada de una mayor financiación a través de los Presupuestos Generales del Estado. Insistía asimismo en que, de no hacerlo, podría generar “mayores bolsas de pobreza” para el colectivo que, a su vez, se vería repercutido por las consecuencias negativas que traería consigo una menor inversión en el número de plazas atendidas.