";

Integración de las personas mayores al entorno digital

Carta_de_Derechos_Digitales_230721
23-07-2021

La pandemia parece haber estrechado la brecha digital entre la población de mayor edad. Si en 2019 un 46,8% de las personas mayores de 65 años afirmaba hacer uso de Internet de forma habitual u ocasional, los últimos datos recabados por el Barómetro de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) muestran como actualmente dicho porcentaje se situaría en un 59,5%. Un incremento que se traduce en 14 puntos porcentuales y que supondría que a día de hoy seis de cada diez personas mayores ya sean usuarias de la red. Respecto al perfil más habitual de los internautas, este lo constituirían hombres, personas con edades comprendidas entre los 65 y 74 años, con alta capacidad de gasto, y principalmente con estudios universitarios. Por el contrario, ser mujer, tener más de 75 años, vivir solo/a y contar con un menor nivel formativo serían los principales rasgos que compartirían quienes no harían uso de ello.

Aunque en los últimos años se ha constatado un aumento del número de personas de edad avanzada familiarizadas con el uso de Internet, lo cierto es que todavía una parte importante de la población de mayor edad sigue manteniéndose ajena a sus beneficios. Y es que, el 40,5% de los ciudadanos encuestados aseguraría no haber accedido nunca a Internet.  Es por ello, por lo que desde la UDP consideran que los resultados extraídos “deben llevar a las Administraciones, a reflexionar sobre la necesidad de promover acciones informativas, formativas y de apoyo, para asegurar el bienestar, la calidad de vida y los derechos de las personas mayores”. Así mismo, la asociación incide en la importancia de que los recursos tecnológicos favorezcan la autonomía personal y cumplan los principios de accesibilidad universal y usabilidad, además de garantizar el acceso a Internet en zonas rurales, entre otras cuestiones, a fin de que el salto al espacio digital no derive en situaciones discriminatorios con consecuencias negativas en la población de mayor edad.

Una Carta de Derechos Digitales

En línea con esa necesidad de convertir el entorno digital en un espacio seguro e inclusivo, el Gobierno de Pedro Sánchez presentaba el 14 de julio la Carta de Derechos Digitales. Un documento orientado a garantizar los derechos de la ciudadanía también en el mundo digital, en el que se reflexiona acerca de los desafíos presentes y futuros que acompañan a esta transición. Pese a no contar con un carácter normativo, la Carta pretendería ser la base de futuras legislaciones, actuando como un marco común para los poderes públicos. De esta manera, el documento recoge seis categorías de derechos: de libertad; de igualdad; de participación y de conformación del espacio público; del entorno laboral y empresarial; y digitales en entornos específicos que, a su vez, dan lugar a un total de 28 principios. Entre ellos, el texto recoge el derecho a la accesibilidad universal en el entorno digital, además de abordar las brechas de acceso, estableciendo la necesidad de promover políticas públicas que combatan posibles sesgos discriminatorios en relación con la edad, la autonomía o el grado de capacitación digital, para así garantizar la plena inclusión digital de los colectivos que más riesgo tienen de poder ser excluidos, haciendo especial mención a las personas mayores.