";

Las medidas que los expertos recomiendan contemplar en la reforma de las pensiones

pension-habilitados
08-10-2021

A finales del año 2020, la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo marcaba la hoja de ruta para la reforma de las pensiones públicas, mediante la aprobación de más de una veintena de recomendaciones, siendo este el punto de partida de los posteriores acuerdos alcanzados por el Gobierno con los agentes sociales y las autoridades europeas. Resultado de dicho consenso, el Consejo de Ministros del 24 de agosto daba luz verde al Proyecto de Ley de Garantía del poder adquisitivo de las pensiones y de otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad del sistema, materializando el primer bloque de actuaciones con las que contará la futura reforma.

En palabras de José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la reforma es “una oportunidad histórica para construir un marco nuevo y cierto que fortalezca, a través de varias herramientas, la sostenibilidad del sistema y que asegure pensiones estables y dignas para todos". Las declaraciones del ministro se recogen durante su intervención en el Congreso el pasado 30 de septiembre, tras la evaluación a la que fue sometido el proyecto de ley, que finalmente logró contar con el respaldo de la mayoría de formaciones parlamentarias.

Sin embargo, para algunos expertos este primer paquete de medidas no lograría corregir en su totalidad las deficiencias que presentaría el sistema. A fin de solventar esta situación, Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, pondría el foco en los llamados sistemas de cuentas nocionales, un modelo de reparto, mediante el que, al igual que el vigente en España, las cotizaciones de los trabajadores en activo permitirían pagar las pensiones de las personas jubiladas. Además de ser considerada una alternativa idónea, en términos de sostenibilidad y autosuficiencia, “el sistema es transparente en todo momento, va aportando información”, apuntaba Doménech durante su participación en la tercera edición del ciclo “Las pensiones después de la pandemia” organizado por el diario Expansión. Es por ello, por lo que el experto abogaría por que el modelo español avance hacia la introducción paulatina de un sistema de cuentas nocionales. Coincidiendo con esta postura, José Enrique Devesa, profesor titular del departamento de Economía Financiera y Actuarial de la Facultad de Economía de la Universidad de Valencia, recordaría que el sistema de cuentas nocionales recogería todas las “cotizaciones efectivas” realizadas a lo largo de la vida laboral de una persona, permitiendo que esta pueda conocer en todo momento la pensión a la que accederá en un futuro y, en base a ello, decidir si demorar o adelantar su jubilación. “No haría falta teóricamente ni poner una edad ordinaria de jubilación, que es el caballo de batalla de casi todos los sistemas”, apuntaba. Eso sí, según lo expuesto por Devesa, el sistema debería garantizar que la prestación a recibir por una persona sea superior a una cuantía fijada previamente, a fin de evitar el pago de un complemento a mínimos, tal y como contemplaría el actual sistema en aquellos casos que así lo precisan.

Mayor previsión ante las adversidades

En lo que respecta al ahorro complementario, otro de los temas abordados durante el coloquio, Elisa Chuliá, miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones, recordaba la importancia de impulsar “la cultura de la previsión”, no solo para hacer frente a posibles reducciones en las cuantías de las pensiones, sino también para poder reaccionar ante ciertos contratiempos. “No nos puede proteger el Estado ante cualquier contingencia, también a los individuos les corresponde una responsabilidad en sus propias contingencias, por eso el concepto de salud financiera es razonable y conviene que se extienda en la sociedad”, señalaba.

Por su parte, Rafael Doménech, aprovechaba su intervención para destacar como postergar las reformas conllevaría a aumentar la dimensión del problema, es por ello, por lo que el experto hacía hincapié en la necesidad de implantar cuanto antes esas medidas. “Lo mejor es anticiparse y hacer reformas muy graduales a lo largo del tiempo. Conforme la sociedad cambia, tiene que ir cambiando nuestro sistema de pensiones”, explicaba.