Día Internacional de las Personas Mayores: cerrando la brecha digital

30-09-2021

Entendemos la longevidad como uno de los mayores logros alcanzados por el ser humano y sin, embargo, tendemos a ver el envejecimiento como un proceso negativo. De hecho, la discriminación por edad o edadismo sería una de las principales formas de exclusión presentes en nuestras sociedades, constituyendo un problema mundial que afectaría a una de cada dos personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 14 de diciembre del año 1990 Naciones Unidas declaraba el 1 de octubre como el Día Internacional de las Personas de Edad, a fin de dar visibilidad al colectivo, promover sus derechos y concienciar a los poderes públicos, así como a la sociedad en su conjunto, sobre la vejez. Para este año, la organización pone el foco en las tecnologías, reivindicando el acceso y participación de las personas en el ecosistema digital, mediante el lema: “Equidad digital para todas las edades”.

Impulsada por la pandemia, la digitalización ha cambiado por completo nuestra manera de relacionarnos no solo con nuestro entorno más cercano, sino también con empresas e instituciones. La brecha digital es una realidad que afecta a un gran número de personas en todo el mundo, siendo las mujeres y las personas de edad más avanzada las que, por regla general, sufrirían mayoritariamente sus consecuencias. Es por ello, por lo que en esta ocasión la celebración nos lleva a reflexionar sobre la importancia de incluir a los mayores en este espacio, respetando entre otras cuestiones su derecho a la autonomía, garantizando su privacidad y seguridad, y poniendo “de relieve la necesidad de un instrumento jurídicamente vinculante sobre los derechos de las personas de edad y de un enfoque intersectorial de derechos humanos centrado en la persona para una sociedad para todas las edades”, entre otras cuestiones.

La Carta de Derechos Digitales, orientada a preservar los derechos de la ciudadanía en el entorno digital, hace mención expresa, a través de su principio XII, a la promoción de políticas públicas dirigidas a garantizar la inclusión de la sociedad en este espacio y, particularmente, promover la participación de los mayores.

A día de hoy, las personas mayores representan en España casi un 20% de la población, un porcentaje que previsiblemente seguirá creciendo en los próximos años debido al aumento de la esperanza de vida y las bajas tasas de natalidad, pese a ello, su representación en la sociedad sigue siendo muy escasa. La estereotipación de la vejez ha dado lugar a una creencia generalizada por la que la ciudadanía tiende a considerar a estas personas como sujetos frágiles y vulnerables, frente a la heterogeneidad que caracteriza al colectivo, repercutiendo negativamente en su autonomía y autoestima. Consecuencia de esta percepción errónea, las personas mayores quedarían en muchas ocasiones relegadas a un segundo plano en la toma de decisiones de la esfera pública y privada, planteando la necesidad de llevar a cabo un diálogo intergeneracional que les haga partícipes en cuestiones que particularmente les atañen.

En el marco de la celebración de este 1 de octubre, desde el Consejo General de Colegios de Habilitados de Clases Pasivas nos sumamos a la defensa de los derechos de las personas mayores, destacando el importante papel que desempeñan en la sociedad y haciendo un llamamiento a la ciudadanía y los poderes públicos para entender el envejecimiento desde una perspectiva optimista e integradora, también en el mundo digital.